8.1.16

Desarrollo motor autónomo

Existe una creciente preocupación porque los hijos e hijas se desarrollen de la "mejor" manera; partiendo del prejuicio que hay una sola manera de hacerlo. Se ha recomendado durante años "estimular" al bebé para que se desarrolle pronto, que entrene, que se ponga fuerte y todo esto con el fin de apresurar su desarrollo.
En mis talleres de desarrollo motor autónomo, lo que propongo es dejar al bebé desarrollarse a su propio ritmo. Respetar sus posturas, su libertad y su espacio. 
El por qué hacer eso es simple. Un bebé que es colocado en una postura que no ha sido lograda por el mismo, está siendo forzado, tanto en estructura ósea como muscular. Para que el adulto logre que ese bebe mantenga esa postura, necesitará rodearle de cojines y cosas que sostengan al bebé. Si el bebé no lo ha logrado por si mismo, no es porque no quiera!! Es porque su cuerpo todavía no está listo para ello. 
Ademas, cuando se coloca al bebé en una postura "adelantada" le estamos impidiendo el aprendizaje de muchísimos movimientos intermedios que le serán muy útiles más adelante. Fortalecen sus músculos, cuello, etc. Esto les servirá incluso para protegerse de caídas y golpes cuando ya esté caminando.
Algo que también es bastante común es ayudar al bebé a caminar. Cuando tomamos sus manos para arriba y el bebé aún no se para por si solo, estamos forzando columna, rodillas, tobillos y pies que todavía no están listos para soportar la postura. Cuando ese cuerpecito esté listo, claro que estará parado y caminando! No hay prisa! Si lo ponemos en andador, arnés o le damos las manos, le estamos dando una sensación falsa respecto a la postura y a lo que es caminar. Algunas veces creerá que puede y luego se da cuenta que no puede y contrariamente a lo que se cree tardará más en adquirir la habilidad. Nadie camina con los brazos para arriba, eso cambia completamente la relación espacial y del cuerpo.
Hemos revisado los aspectos físicos. A eso, me gustaría añadir los emocionales. Un bebé al que ponen, sientan, quitan, paran, etc.... No siente lo mismo que un bebé que lo logra por si solo/a. Además, un bebé que es colocado en una postura que no ha logrado por si mismo, depende y necesita a otra persona que lo saque de esa determinada postura. Así, vamos creando una "dependencia" que no solo no es necesaria, sino perjudicial. Luego las familias se preguntan por qué su bebé depende tanto y exige tanto a la persona que le cuida.
La solución es simple. Deja a tu bebé en el suelo, que explore, que se mueva, que se ejercite. Poco a poco irá logrando nuevos avances. Lento, despacio y a su ritmo. Los/as bebes no tienen prisa. Dejemos que disfruten cada momento, cada instante y que aprendan a ser personas que se valen por sí mismas, que tienen capacidades, talentos y que pueden desarrollarse perfectamente si no interrumpimos su proceso.
Te espero en el próximo taller de desarrollo motor autónomo: 

Viana Maza
Psicóloga clínica
Especialista en crianza
Directora de Intuicion Materna

No hay comentarios:

Publicar un comentario